El Club Bildelberg - Origenes y Fundadores.

lunes 28 de abril de 2008

La conferencia Bilderberg original tuvo lugar en el Hotel de Bilderberg, cerca de Arnhem, el 29 y 30 de mayo de 1954. El encuentro fue iniciado por el emigrante judío-polaco y consejero político Joseph Retinger. Preocupado por el crecimiento del antiamericanismo en Europa Occidental, propuso una conferencia internacional en la cual los líderes de opinión de países europeos y de los Estados Unidos serían traídos juntos con el objetivo de promover el entendimiento entre culturas.
Retinger invitó al Príncipe Bernardo de los Países Bajos, quien aceptó promover la idea, junto con el Primer Ministro belga Paul Van Zeeland. La lista de invitados sería realizada de modo que hubiese dos asistentes de cada nación, cada uno de ellos para representar el punto de vista conservador y liberal.
El éxito del encuentro llevó a los organizadores a organizar una conferencia anual. Un Comité de Dirección permanente fue establecido, con Retinger designado como secretario permanente. Al igual que organizaba la conferencia, el comité de dirección también mantenía un registro de nombres de asistentes y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red informal de individuos que se podrían invitar uno a otro en privado. El propósito declarado del Grupo Bilderberg era hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a Rusia y el peligro comunista.
El economista holandés, Ernst van der Beugel asumió el control como secretario permanente en 1960, tras la muerte de Retinger. El Príncipe Bernardo continúo sirviendo como presidente de la reunión hasta su propia muerte, en 2004.

La intención original del Grupo Bilderberg era mejorar la comprensión entre Europa occidental y Norteamérica con reuniones informales entre individuos poderosos. Cada año, un "comité de dirección" idea una lista de invitaciones con un máximo de 100 nombres. Las invitaciones se envían solamente a residentes de Europa y Norteamérica. El lugar de su reunión anual no es secreta, y la agenda y la lista de participantes están abiertamente disponibles al público, pero los asuntos de las reuniones son secreto guardado y los asistentes prometen no divulgar qué fue discutido. La postura oficial del Grupo Bilderberg es que su secreto evita que las discusiones de los miembros sean manipuladas por los medios.