Mejor conservado que el de Roma, es el segundo mejor conservado del mundo, y sorprendentemente casi nadie lo conoce¡¡
Tuve ocasión de visitarlo el último día de mi Circuito por el Sur de Túnez, y me quedé asombrado. Las dimensiones del anfiteatro llaman mucho la atención, sobre todo cuando humildemente te situas bajo una de sus fachadas y tratas de hacer una foto imposible.
Pero más aún te quedas maravillado, cuando el guía, Dorai en nuestro caso, te cuenta la estremecedora historia que allí ha tenido lugar.
Se trata del séptimo en el rango mundial después del de Roma, Capue, Milano, Autum, Verona y Cartago. Tiene forma elíptica y 36 m de altura, con 3 pisos. Bajo el suelo de la arena existen dos galerías visitables y perfectamente conservadas en forma de cruz.
El coliseo fue concebido para servir de marco a unos espectáculos sangrientos oponiendo gladiadores y fieras o bien condenados a muerte, casi desarmados, a adversarios armados o a fieras. Si estos condenados a muerte lograban sobrevivir, al cabo de tres años, se les concedía la libertad y se beneficiaban de una pensión. Precisamente por eso el escenario principal está (incluso hoy en día) cubierto de arena, ya que de ese modo se tapaba rápidamente los derramamientos de sangres.

La experiencia personal es indescriptible, sentir bajo tus pies la arena que sintieron cientos de condenados a muerte, y pensar que en el siglo III después de Cristo se derramaba sangre como deporte, no deja impasible a nadie.

Como curiosidades cabe destacar 3 de ellas. La primera de ellas, que los cristianos tomaron el Anfiteatro durante la ocupación musulmana del lugar, y fue derribada parte de una de sus fachadas con la finalidad de sacar a todos los cristianos atrincherados. La segunda de ellas, es que permanece oculto un tesoro, que un joven que sacrifique un cordero y de el pueda hacer un buen cuscus podrá encontrar. ¿? Y la tercera, cuenta que La Kahena, una reina berebera, que se impuso a la invasión árabe, permaneció en el interior del anfiteatro cuando fue sitiado por los árabes, que pretendían dejarlos morir de hambre y sed, cuando La Kahena mostró unos peces vivos, con lo que se alimentó la leyende de que hay un túnel subterraneo que comunica el anfiteatro con el mar.

El exterior de la tremenda estructura está rodeado de tiendecitas, donde se hace divertido regatear para comprar souvenirs, el más típico, puertas del desierto en cerámica.

Saludos.







4 comentarios:

Tony R. dijo...

Como bien dices casi nadie conoce esa maravilla de la arquitectura,ni la asocian con un anuncio de NIKE que se rodó ahí hace ya años..

Recuerdo que me impresionó como destacaba esa estructura en la lejanía cuando nos íbamos acercando en un minibús por una carretera entre olivos

Anónimo dijo...

Incluso el guía nos comentó cuando estuve yo, que GLADIATOR se había rodado allí, porque estaba mucho mejor conservado que el de Roma¡¡¡¡

A mi me encantó. Y más me gustó el hecho de no saber nada de él, y encontrarlo en Túnez, un país musulman.

Saludos¡¡¡¡

Pertegaz dijo...

Y pudisteis pasear por la parte de abajo de la Arena? Es sin duda lo que más nos gustó a nosotros, se sentía la historia¡

Me gustó mucho, seguramente fue de lo que más me impresionó del viaje.

Saludos y gracias por los comentarios.

Por cierto ya he puesto en el blog, para que podáis seguirlo si os apetece.

Saludos.

Tony R. dijo...

Es que cuando estuve yo creo que Gladiator ni había nacido ;-)).

Y si que baje a la arena, el centro estaba destapado y se podía ver y visitar las galerías que había en el otro nivel inferior.
Salu2