Bangkok es la capital y la ciudad más grande de Tailandia, con una población de 5.716.248. La ciudad se ubica en la ribera oriental del río Chao Phraya, cerca del Golfo de Tailandia.

Bangkok es una de las más crecientes, económicamente dinámicas y socialmente progresivas ciudades del Sudeste Asiático. A los habitantes del lugar les gusta pensar que emergen como un centro regional para rivalizar con Singapur y Hong Kong, pero sufre carencias en infraestructura y tiene problemas sociales a consecuencia de su rápido crecimiento. Es también uno de los destinos turísticos más populares del mundo. (Al menos hasta hace unos años)

Bangkok comenzó como un pequeño centro comercial y comunidad portuaria, llamada Bang Makok (lugar de ciruelos oliváceos), sirviendo a la ciudad de Ayutthaya, que era la capital de Siam hasta que cayera en manos de Birmania en 1767. La capital fue establecida en Thon Buri (ahora parte de Bangkok) sobre el lado oeste del río, antes, en 1782, el rey Rama I construyó un palacio sobre la orilla este e hizo de Bangkok su capital, renombrándola Krung Thep, que significa "ciudad de ángeles". El pueblo de Bangkok dejó de existir, pero su nombre sigue siendo usado por los extranjeros.



Una compleja red de canales (khlong) dio a la ciudad el apodo la Venecia del Este, cuando todo el transporte se hacía por barco. Hoy están cegados y convertidos en calles. Sin embargo, muchos existen realmente todavía, con gente que vive a lo largo de ellos, y mercados ubicados allí también.

http://www.bangkok.com/ y WIKIPEDIA

Me ha encantado este artículo del periódico Elmundo en su versión digital, escrito por David Jiménez, enviado en Bangkok, os lo copio tal cual.
Saludos.


En mitad del caos de Bangkok, donde los autobuses ardían y las bombas caseras volaban por los aires, una joven enfundada en la camiseta roja que la identificaba con la oposición se acercó a varios soldados y comenzó a entregarles rosas. "Feliz Songkran", les dijo felicitándoles la llegada del Nuevo Año tailandés.

Es lo que se puede esperar de una revuelta en Bangkok estos días: una mezcla de la violencia de los disturbios y la conocida amabilidad tailandesa, el estruendo de los disparos al aire de los militares y las pistolas de agua con las que los niños celebran la llegada del Año Nuevo local. Sonrisas y barricadas.

El país lleva tres años inmerso en una profunda crisis política que ha provocado el cambio de cinco primeros ministros, varios asaltos a la Casa del Gobierno, el cierre de los dos principales aeropuertos de la capital o el golpe de Estado que en 2006 derrocó al primer ministro Thaksin Shinawatra y supuso el comienzo de la cadena de revueltas. Los residentes de Bangkok, acostumbrados a casi todo y sorprendidos por casi nada, han seguido haciendo vida normal.

Ni el estado de emergencia declarado por el Gobierno ni la violencia han impedido tampoco que la mayoría de los tailandeses salgan a la calle armados... con pistolas de agua. El desplazamiento del Sol en la constelación de Aries anuncia la llegada de la fiesta más importante del año y la gran batalla en la que cubos, bidones, mangueras y pistolas son utilizados para mojar a amigos o desconocidos.

Y así, mientras en una parte de la ciudad se quemaban vehículos y se arrojaban piedras a los soldados, en el resto se bailaba sobre los charcos al son de música folclórica. "Hemos esperado todo el año para este momento. No vamos a perdernos Songkran", decía un grupo de manifestantes (festivos) en la calle 33 de la avenida Sukhumvit.

Los manifestantes (guerreros), entre tanto, abandonaron la Casa de Gobierno después de dos jornadas de graves disturbios que convirtieron en centro de Bangkok en la ley de la jungla, dando un nuevo golpe a la imagen de Tailandia como destino turístico.

Las continuas crisis han logrado espantar a miles de visitantes extranjeros de un país cuyas líneas aéreas nacionales prometen traerte y llevarte con la "suavidad de la seda" y cuyo lema oficial es el "Reino de la Sonrisa". Y lo debe ser todavía, porque aparte de una minoría violenta, los manifestantes también se ha tomado su objetivo de echar a su primer ministro, Abhisit Vejjajiva, con buen humor.

El bastión de las protestas, la Casa del Gobierno, tiene su propio mercadillo donde comprar recuerdos de la rebelión. Puestos de comida y templos budistas cubren las necesidades culinarias y espirituales. Hay familias con niños, jubilados, amas de casa, taxistas y campesinos. Los más jóvenes hacen guardia detrás de las barricadas, improvisadas con neumáticos y autobuses que yacen calcinados en mitad de las calles. Discursos y cánticos animan a defender el último fuerte de una revuelta que ha abierto aún más las heridas de la profunda división social del país.

Entre los concentrados, seguidores del depuesto Thaksin, hay un buen número que ha hecho de la revuelta su oficio. "Nos pagan la comida y un extra, pero venimos para luchar por la democracia", dice una anciana de 72 años, llegada desde la norteña región de Isan con un grupo de cosecheras del arroz. Los manifestantes llegaron a concentrar hasta 100.000 personas la semana pasada, pero la violencia ha ahuyentado a muchos y el Año Nuevo se ha llevado a otros, reduciendo el número a unos pocos miles que hoy parecían dispuestos a poner fin a la movilización. La revolución puede esperar, al menos a que acabe la fiesta

Impresionantes e impactantes como siempre nos presentan 3 nuevas galerías los chicos de Boston.com

· Las protestas contra el G20 en Londres
· La cruda realidad del día a día en Afganistan
· Guerra abierta. El narcotrafico en México

Os dejo una muy pequeña muestra.











Un istmo de hielo que ha mantenido en su lugar durante cientos de años a una vasta capa gélida de la Antártida se rompió el sábado, y podría presagiar una rotura mayor por el calentamiento global, dijo un destacado científico.

Es increíble cómo el hielo se ha roto. Hace dos días estaba intacto

La imagen satelital, tomada por la Agencia Espacial Europea, mostró que una larga franja de hielo de 40 kilómetros, que se cree que mantenía a la capa gélida Wilkins en su lugar, se había quebrado en su parte más estrecha de alrededor de 500 metros frente a la península Antártica.

"Es increíble cómo el hielo se ha roto. Hace dos días estaba intacto", dijo a Reuters David Vaughan, experto en glaciares del operador antártico de Reino Unido Investigación Antártica Británica, al referirse a la imagen satelital de la Plataforma de Hielo Wilkins.

100 kilómetros de ancho

"Esperábamos que esto ocurriera desde hace mucho tiempo", agregó. La ruptura dejó enormes icebergs planos flotando en el mar donde había estado hasta el viernes el puente de hielo. "La isla de Charcot será de verdad una isla por primera vez en la historia", dijo Vaughan. La pérdida del istmo de hielo, que tenía casi 100 kilómetros de ancho en 1950 y al menos cientos de años de existencia, podría permitir que las corrientes oceánicas separen más la plataforma de Wilkins.

Mi impresión es que perderemos más hielo, pero habrá un remanente hacia el sur

"Mi impresión es que perderemos más hielo, pero habrá un remanente hacia el sur", dijo Vaughan. Lo que queda de la capa gélida tiene un tamaño cercano al de Jamaica o el estado de Connecticut en Estados Unidos. Las temperaturas en la península Antártica, que se extiende en dirección a América del Sur, han aumentado en más de tres grados centígrados en los últimos 50 años, la velocidad más rápida de calentamiento en el hemisferio sur.

"Creemos que el calentamiento en la península Antártica está relacionado con el cambio climático mundial, aunque los vínculos no son completamente evidentes", señaló Vaughan. La respuesta de la Antártida al calentamiento contribuirá en gran medida a fijar el ritmo de aumento mundial de los niveles del mar.

Ver noticia original


Los yacimientos paleontológicos de la Isla de Marambio, en la Antártida, ya cuentan con un mapa geológico y geomorfológico de gran detalle del que podrán derivarse dataciones muy precisas de los numerosos fósiles que se acumulan en su territorio. Esta cartografía ha sido realizada por un equipo de investigadores del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que recientemente al vuelto del continente blanco.

El equipo científico se ha centrado en el análisis de los estratos correspondientes al Cenozoico, hace entre 60 millones y 33 millones de años, que es el momento en el que un meteorito chocó contra la Tierra y provocó la desaparición de miles de especies, entre ellas los dinosaurios, y la expansión de los mamíferos, muy escasos hasta entonces.

Su trabajo ha consistido en definir nuevas unidades estratigráficas con la ubicación exacta de los yacimientos, los más ricos de todo el continente blanco. En Marambio fue localizado el primer registro fósil de pingüinos prehistóricos, de hace 55 millones de años, así como varias especies nuevas de plesiosaurios, el primer marsupial, el primer ungulado y la primera flor fosilizada de la Antártida.

En esta campaña, la sexta que realizan en colaboración con el Instituto Antártico Argentino, los investigadores del IGME, además de terminar el mapa, han recogido 280 muestras de una serie de estratos de 800 metros, casi una muestra cada tres metros. Su objetivo es realizar análisis magnetoestratigráficos, un método de datación de fósiles muy novedoso.

"Se trata de recoger muestras de minerales, casi todas arcillas, que funcionan como pequeños imanes que se modificaron en función de la polaridad de la Tierra, donde el polo norte y el polo sur magnéticos han cambiado de sitio a lo largo de la historia. Al comparar la polaridad de esas muestras con el patrón mundial ya conocemos, podemos saber de qué época se trata", explica Manuel Montes, uno de los cartógrafos de este trabajo.

Científicos del IGME recogiendo muestras. / IGME

Continuar leyendo noticia original