Durante mi último viaje a Granada, compré en una tiendecita de souvenirs de la Plaza Bib-Rambla los famosos Cuentos de la Alhambra, de Washington Irving el cual narra su viaje por España, allá por los años 1829, recorriendo los campos de Castilla la Mancha y Andalucía, en burro, en caballo, en tartanas, en lo que podían, él y un acompañante de la Embajada.

Su finalidad era llagar a Granada, tantos años soñada y deseada. Desde muy pequeño el escritor conoció esta parte de la historia de España, cuando los moriscos vivían en Granada, la posterior expulsión y reconquista por los Reyes Católicos.

Este inglés llegó a la Alhambra y los guardeses le dieron cobijo en una de las salas del Palacio de Carlos V y allí se quedó largo tiempo, escuchando historias contadas por la gente que vivía alrededor de la Alhambra, así como tradiciones y leyendas, todo esto mezclado con lo que a él mismo le iba pasando día a día.

Un libro delicioso, lleno de romanticismo y descripciones de lo que iba viendo y de las personas que se iba encontrando por los caminos.

Un retrato de la España de 1829 hecha con cariño y a veces con asombro.

“Para el viajero que siente interés por los temas históricos y poéticos, entretejidos de forma tan inseparable en los anales de la romántica España, la Alhambra es un lugar de veneración tan importante como puede ser la Caaba para los verdaderos musulmanes. Cuántas leyendas y tradiciones, ciertas e imaginarias; cuántas canciones y romances, árabes y españoles, de amor y guerra y gestas de caballería están íntimamente relacionadas con este conjunto de edificios orientales.

La despedida

Al caer el sol llegué al lugar en que la carretera comienza a trazar sus curvas entre los montes; allí me detuve para dar un último vistazo a Granada. Desde la colina en la que me encontraba se dominaba una vista gloriosa de la ciudad, de la Vega y de las sierras que la rodean. Estaba en un punto de la brújula opuesto a “La cuesta de las lágrimas” famosa por lo del último suspiro del moro. Ahora yo podía comprender algo de la emoción del pobre Boabdil cuando tuvo que decir adiós al paraíso que dejaba atrás y tuvo ante él la áspera y estéril carretera que le llevaba al exilio”.

Destacan los descubrimientos así como las historias del astrólogo árabe que contribuyó con su magia a derrotar a los ejércitos enemigos; la de las tres hermosas princesas encerradas en una torre para que no se enamoraran; la del peregrino del amor también encerrado en una torre por su celoso padre; la del legado del moro que nos habla de un fabuloso tesoro encontrado por un aguador; la de la Rosa de la Alhambra en que se nos muestra un laúd maravilloso capaz de curar la melancolía del rey.

Pero al mismo tiempo el libro avanza por el tiempo presente (1829), correspondiente a la realidad que vive el autor. Esto le permite mostrar un rico cuadro de la Granada de la época, de sus calles, sus gentes, sus costumbres, etc.


Vía AQUI y WIKI y las FOTOS (son de mi propiedad)






Este extraño iceberg fue fotografiado en el Parque Nacional de los glaciares, en Argentina.

Mas que el típico trozo de hielo, este iceberg parece hecho de espuma. También llama la atención su intenso color azul.

La fotografía es obra de Marc Shandro; pulsar sobre este enlace para ver su página en Flickr.



Vía AQUI

Creo que es de los pocos programas que puedo y veo en la Televisión cada día. Me parece un humor fantástico sin necesidad de ofender o insultar, utensilios muy utilizados por otros cómicos que están en la cresta de la ola, y que espero terminen por hundirse.




Siguiendo el análisis de posibles destinos turísticos para este verano, cada vez más cercano, mucha gente baraja la posibilidad de hacer una ruta por nuestra cercana Italia. Existen infinidad de opciones, desde realizar un Tour concertado, alquilar un coche y recorrer la maravillosa Toscana, o centrarse en una ciudad y empaparse de la cultura de a pie. Incluso realizar un crucero por el Mediterraneo con escala en las principales ciudades Italianas.

Una de las más visitadas es Florencia, creada por Julio Cesar en el año 59 a.C , situada al amparo del río Arno, asumiendo el poderoso papel, de haber sido la cuna del Renacimiento desde finales del siglo XIV. Podéis conocer los detalles de su apasionante historia aquí que por extensión e importancia, no debe de ser resumida.

Por ello deseo centrarme en mis recomendaciones a la hora de viajar a Florencia, porque hay cosas que el viajero no debe dejar escapar encontrándose en la fabulosa capital de la Toscana.

Para los amantes del arte no existe ninguna ciudad más deseada en el mundo. En muchos museos de la capital toscana se encuentran obras de Miguel Ángel, Cimabue, Giotto, Botticelli, Leonardo Da Vinci y Rafael. Los museos de Florencia son estatales, municipales y privados. Para cada museo, hay una ficha con informaciones y fotos. Los más célebres son, sin duda, la Galería de los Oficios y la Galería de la Academia. Para visitar estos dos museos, es aconsejable que reserveis, para evitar las largas colas. + INFO

Aunque dispone de innumerables iglesias, las más visitadas siempre son, claramente, la catedral (“Duomo”) y Santa Croce, las cuales tenéis + info aquí

Y por último el casco histórico de Florencia, el cual ocupa un área llana y más bien pequeña. Es posible llegar a pie de una parte a otra en una media hora o, si no, se puede usar el buen sistema de transportes públicos metropolitanos, con autobuses de línea y minibuses eléctricos que cruzan el centro de la ciudad. En el centro, se alza la famosa cúpula de la catedral, que puede ser el punto de referencia para orientarse. De hecho, la catedral, con su cúpula representa el fulcro geográfico de la ciudad. A partir de este punto, según el esquema a estrella de las ciudades medievales, se han construido las demás iglesias y plazas.

El resto de INFO para viajar a Florencia, puedes conseguirla AQUI y AQUI y una curiosísima Web en la que podréis ver Florencia en 3D si el bolsillo no os permite desplazaros.










Las fotos son de Flickr

Investigando para el post anterior, me encontré con esta noticia de archivo, del periódico elmundo.com que me dejó sorprendido.

La llamada Ciudad de los Mil Palacios, fundada por Alejandro Magno, y otras legendarias ciudades de la región canópica de Egipto se hundieron en el agua y el fango porque el suelo no soportó el enorme peso de los suntuosos templos y edificios de aquél momento, incluyendo el Palacio de Cleopatra, situado en el mítico Portus Magnus de Alejandría, el mayor instrumento de poder que había en el mundo en aquél momento.

Así lo explicó a elmundo.es el arqueólogo submarino Franck Goddio, descubridor de estas ciudades sumergidas en la Bahía de Abukir, en el norte de Egipto. Franck Goddio, que desde 1992 dirige los trabajos arqueológicos de ciudades sumergidas como Canopo, Heraclion y Alejandría, ha venido a España para preparar la llegada a Madrid de más de 500 piezas arqueológicas recuperadas en estos últimos 15 años por su equipo de la Bahía de Abukir, y que se exhibirán, a partir del 16 de abril, en la exposición 'Tesoros sumergidos de Egipto', que acogerá el Matadero Legazpi Madrid.

Continuar leyendo AQUI

Otra de las ciudades que puedes encontrarte en alguna de las combinaciones posibles de Cruceros por las Islas Griegas, es Alejandría.

Seguro que mucho desconoceréis donde está ubicada, aunque lo que seguro si habéis oído alguna vez hablar es de su fabuloso Faro y su majestuosa Biblioteca o por lo menos os sonará el nombre de su fundador, Alejandro Magno.

Pero vamos a conocer un poco más brevemente:

Antigüedad

Está situada al norte de Egipto, en el delta del Río Nilo, y fué fundada en el año 332 a.C precisamente por su favorable situación portuaria, lo que la haría en poco años, llegar a ser, el centro cultural del Mundo Antiguo.

En el año 332 a. C. Egipto estaba bajo el dominio persa. Ese mismo año, Alejandro Magno entró triunfalmente como vencedor del rey persa Darío III y los egipcios lo aceptaron y lo aclamaron como a un libertador. Hay que tener en cuenta además, que en Egipto había desde mucho tiempo atrás gran cantidad de colonias griegas y que por lo tanto no eran gentes consideradas como extranjeras.

Los habitantes de esta magnífica ciudad eran en su mayoría griegos de todas las procedencias. También había una colonia judía y un barrio egipcio, de pescadores, el más pobre y abandonado de la gran urbe.


Vía AQUÍ

El Faro de Alejandría

Según al WIKI - El faro de Alejandría fue una torre construida en el siglo III a. C. (entre los años 285 y 247 a. C.) en la isla de Faro en Alejandría, Egipto, para servir como punto de referencia del puerto y como faro. Con una altura estimada entre 115 y 150 metros fue una de las estructuras hechas por el hombre más altas por muchos siglos, y fue identificada como una de las Siete Maravillas del Mundo por Antípatro de Sidón.

Como Curiosidad...

Junto con la Gran Pirámide de Giza, el faro sobrevivió al resto de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Sin embargo, fue severamente dañado por los terremotos de 1303 y 1323 hasta el punto de que el viajero árabe Ibn Battuta escribió que le había sido imposible entrar en las ruinas.

Los restos desaparecieron en 1480 cuando el sultán de Egipto Qaitbey empleó los bloques pétreos de las ruinas para construir una fortaleza en el lugar.

Pharos dio origen a la palabra «faro» en la mayor parte de lenguas romances: castellano (faro), catalán (far), francés (phare), gallego (faro), italiano (faro), portugués (farol) y rumano (far).



La Biblioteca de Alejandría

La Biblioteca Real de Alejandría o Antigua Biblioteca de Alejandría, fue en su época la más grande del mundo. Situada en la ciudad egipcia de Alejandría, se cree que fue creada a comienzos del siglo III a. C. por Ptolomeo I Sóter y que llegó a albergar hasta 700.000 volúmenes. Una nueva Biblioteca Alejandrina, promovida por la Unesco, fue inaugurada en el año 2003 en la misma ciudad.

La destrucción de la Biblioteca de Alejandría es uno de los más grandes misterios de la civilización occidental. Se carece de testimonios precisos sobre sus aspectos más esenciales, y no se han encontrado las ruinas del Museo, siendo las del Serapeo muy escasas. Puede no obstante afirmarse sin duda que la Gran Biblioteca fundada por los Ptolomeos no resultó afectada por la Guerra Alejandrina de 48 a. C., y probablemente ya había desaparecido en el momento de la invasión árabe, en que según algunas fuentes el califa Omar ordenó la destrucción de millares de libros
VÍA













Recientemente me encontré con esta foto alucinante buscando viajes para este verano. Os dejo con un poco de historia para conocer la Catedral de Estrasburgo.




Catedral de Estrasburgo, iglesia episcopal de la ciudad de Estrasburgo, Francia, bajo la advocación de Nuestra Señora. Está construida con arenisca roja en estilo gótico con ciertos elementos de origen románico. Destaca su aguja de 142 metros, una de las más altas de Europa. Comenzó a construirse en 1017, pero del templo original sólo se conservan la cripta y parte del coro. Éste, que data de los siglos XI y XII, es de estilo románico; el ábside es de un estilo de transición; la nave central, reconstruida entre 1250 y 1275, es del más puro gótico francés. La fachada occidental, muy elaborada y célebre por su rica ornamentación escultórica, comenzó a construirse en 1270. La aguja de tracería, diseñada por Johann Hültz de Colonia, terminó de construirse en 1439. Su magnífico rosetón, de 15 metros de diámetro, es obra de Erwin von Steinbach. Tanto el rosetón como las demás vidrieras presentan paneles de tracería doble. En el pórtico románico del lado sur hay esculturas de gran belleza. Del interior hay que resaltar el púlpito, ricamente esculpido, que data de 1486 y las vidrieras de colores.

Vía AQUI






Puede ser interesante cambiar la catastrófica imagen que tenemos de la Franja de Gaza, con estas fotos que he encontrado en Flickr. Cada foto enlaza con el site de su propietario.

Ahora está muy de moda una serie de viajes organizados, que aunque con diversas opciones, todas las compañías ofrecen sin excepción. Y uno de estos fabulosos viajes, es una crucero de 7/8 días por las Islas Griegas, siendo quizás la más importante Mykonos. Por ellos vamos ha hacer un breve recorrido, para todo aquel que esté interesado pueda obtener información extra para visitarla.

Minúscula, blanca, soleada, llena de diminutas iglesias aisladas y perfumadas por el intenso olor a tomillo, sus callecitas adoquinadas acentúan el azul turquesa del mar Egeo que reina en este peculiar archipielago de islas Ciclades convirtiéndolas en el arquetipo por antonomasia de las ínsulas griegas. AQUÍ

Quizás lo más interesante para su visita no sea desplazarse en un coche de alquiler, sino continuar su encanto con una moto de pequeña cilindrada que te permita recorrer sus estrechas calles al más puro estilo ibicenco.

Una vez motorizados podéis desplazaros a la iglesia de la Santísima Virgen Paraportinai que, según la tradición, es la más importante de las 400 (si si400) iglesias y ermitas dispersas en toda la pequeña isla.

El barrio de Castro está situado en la zona alta, donde los venecianos construyeron un castillo del que apenas quedan restos. En la parte baja encontrareis la llamada pequeña Venecia de Mykonos. Es la zona más pintoresca del pueblo, con sus casas construidas asomadas sobre el mar, con preciosos balcones de madera. Estas casas se han convertido en los más curiosos bares de copas de la isla. En una plaza cercana se encuentra la catedral y una antiquísima iglesia católica.
Muy cercanos a estas, sobre una gran plaza mirador, se encuentran los famosos molinos de viento, que junto al Pelícano Petros son los símbolos de esta isla. Al Pelícano lo encontrarán con absoluta seguridad durante sus paseos, ya que circula por el pueblo libremente como Petros por su casa. Desde su pintoresco puerto tradicional, parten continuamente barquitas que llevan a todos los rincones de la costa de la isla, así como de excursiones de un día a las vecinas islas y a Delos. El pueblo tiene un pequeño museo arqueológico, otro folclórico y el museo naval.

Al sur de la isla, en Lino, se conservan las ruinas de Portes. En Platis Yalos, pequeña población a pocos kms. de la capital, encontrarán un pequeño puerto del que salen muchas barquitas a todas las playas, las conocidas y las menos. En la zona de Ano Mera está el monasterio de la Panagia Turliani. En Paleocastro restos de una antigua fortificación.





Vía . GRECOTOUR.com y Google IMAGE

Blog Widget by LinkWithin